¿EXISTE PRENSA VASCA?


¿EXISTE PRENSA VASCA?

Alots Gezuraga


El pensador español Ortega y Gasset comentaba en su libro “La rebelión de las masas”: “El mando es el ejercicio normal de la autoridad. El cual se funda siempre en la opinión pública (…): no se puede mandar contra la opinión pública”. Por eso es importante para el totalitarismo crear previamente esa opinión pública favorable a sus objetivos, lo que le lleva a la necesidad del control casi absoluto de los medios de comunicación, directa o indirectamente.

Si España fuese una democracia, ese control no sería necesario pues los objetivos de la clase política serían vistos como naturales y morales por la población, y los medios de comunicación podrían ser independientes del poder político o incluso su contrapeso; sólo en situaciones extremas como la española es necesario el control absoluto de la opinión pública para poder justificar todos los excesos que se cometen contra el Pueblo vasco o catalán o los innumerables casos de corrupción los cuales no llevan a la población española a manifestarse en las calles contra sus dirigentes, se enseña a los españoles a aceptar que “España es ansí” y que los vascos y catalanes son simplemente malos españoles.

Es manifiesto que no existen intelectuales en España que elaboren formas de convivencia con los Pueblos y Estados conquistados, en su lugar se espeta a la población española desde los medios de comunicación para mantener el sistema totalitario actual, cuyo mensaje el propio Pueblo español recibe perfectamente pues está adoctrinado desde las escuelas. El motivo es sencillo, la aceptación de la realidad plurinacional implicaría el ejercicio del derecho de autodeterminación de los Pueblos y Estados sometidos, o lo que es lo mismo, la existencia de una democracia, lo cual desmembraría sin duda España pues se hizo de arriba abajo y desde el centro a la periferia, por lo que todavía existen Pueblos que se resisten al totalitarismo castellano-español. Como Ortega y Gasset dijo: “A fuerza de pensar abstractamente en la nación, se creyó que ésta era un Madrid centrifugado, enorme que llegaba hasta mares y se apoyaba en el Pirineo. La política nacional que había en las cabezas era una política madrileña. La idea nacional quedaba, por prestidigitación inconsciente, suplantada por una idea particularista. Era madrilenismo”.

Ya en el año 1995 el 75% de los medios de comunicación españoles estaban en manos de sus dos principales bancos y controlados por los grandes partidos españoles, situación que no ha cambiado sustancialmente en la actualidad. Además se mantienen cadenas de televisión franquistas como Radio Televisión Nacional de España (RTNE) y la agencia periodística más destacada es la también franquista “Agencia EFE”, donde la “F” es por Franco.

Pero no es sólo que los medios de comunicación creados durante el fascismo español sigan ejerciendo con una importante cuota de mercado en Madrid o en España, sino que en la Nabarra peninsular los periódicos más vendidos también son de esta ideología. Es el caso del periódico profranquista y prohitleriano “El Correo Español” creado en 1938 en Bilbao por el partido del caudillo La Falange Española y las JONS, que hoy sale a la calle con el nombre de “El Correo Español del pueblo vasco” (grupo Vocento como el ABC o en Gipuzkoa “El Diario Vasco”). Este periódico titulaba el 2 de mayo de 1945: “Hitler ha muerto. Combatió en su puesto de mando hasta el último aliento. Su vida no fue más que el simple servicio a Alemania. Su acción luchando contra el comunismo fue más allá, para defender a Europa y para defender a todo el mundo civilizado”.

Para el periódico parafascista de mayor tirada en Alta Navarra llamado “Diario de Navarra”, el Eje Berlin-Roma o lo que es lo mismo Mussolini-Hitler, representaba “la civilización cristiana de Occidente” y añadía: “La paz de Europa pasará porque todos los países formen parte del Eje Roma-Berlin. El Eje Roma Berlín en torno al cual gira a un sistema de pueblos honrados y libres”. Diario de Navarra insertaba en sus páginas textos en los que Hitler manifestaba abiertamente su lucha antijudía, decía el genocida austriaco en el periódico editado en Pamplona: “El judaísmo nos anunció la guerra. Ya sabéis que he creído siempre que no hay un pueblo más estúpido que el pueblo judío (…). No creo que pueda sorprender que se diga que aquí nos entristece profundamente esa noticia como nos entristeció la del fusilamiento de Mussolini en circunstancias atroces que llevan el sello del comunismo asiático”.

Durante la Segunda Guerra Mundial murieron 50 millones de personas, 6 millones de ellas judías, pero no hubo línea alguna de rectificación de estos periódicos parafascistas, porque no creen que se equivocaran. La línea editorial de estos periódicos de la derecha más integrista española se ha dulcificado para estar más acorde con los nuevos tiempos, pero no ha cambiado en lo sustancial, vaselina para supositorios. Todavía en el año 2010 conmemoraban la muerte de sus caudillos, los dictadores y genocidas Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera (esquela de la foto).

En cuanto al nacionalismo vasco, el original y su mala copia, a pesar del cierre de dos periódicos como “Egin” y el íntegramente escrito en euskara “Egunkaria” por el Estado español que veía en ellos, incomprensiblemente, un peligro para su imperialismo, los periódicos que les han sustituido y la prensa nacionalista vasca original, no responde más que a la necesidad de partidos perfectamente integrados en España y que están contentos con su cuota de “poder” cedido por el gobierno de España contra los intereses del Pueblo que dicen defender. Son estos partidos y sus periódicos necesarios para la ocupación española en su proceso de asimilación de este Pueblo.

Son periódicos donde la sección de política habla que vivimos en democracia, aunque a veces la consideren de “baja intensidad”, hablan de partidos españoles como democráticos y responden a los intereses de partidos perfectamente imbricados en la imposición española a este Pueblo. Es así como en la sección de “Estado” o “nacional” hablan de España y no de Nabarra, donde Francia aparece en muchas ocasiones como extrajera, bien, pero ¿es que España no lo es?, donde en las numerosas hojas dedicadas a los deportes hablan básicamente de la liga española fútbol siguiendo el olfato franquista que dio un nuevo opio al Pueblo y así hasta el infinito. Ninguno de ellos tiene intención alguna de ser el órgano de comunicación necesario para la recuperación de la estatalidad del Pueblo baskón, es más, intentarán impedir su creación.

En la parte de Nabarra ocupada por Francia, los medios de comunicación no necesitan de estos localismos para adormecer al Pueblo, son abiertamente regionalistas franceses o nacional franceses.

En los Estados totalitarios como lo son España y Francia, el Pueblo no ejerce de contrapeso a su gobierno (amo total del Estado en su propio beneficio), el gobierno se apoya en el monopolio de los medios de comunicación y en la educación estandarizada para crear una opinión pública (son meros instrumentos para conseguir sus fines), además controla la justicia la cual manipula a su antojo poniendo y quitando jueces, haciendo y rehaciendo leyes, para no tener que usar las FSE, buscando además sus necesarios colaboradores entre los Pueblos y Estados invadidos. Todos ellos no son poderes en los que se divide el poder central del Estado, sino el mismo perro con distintos collares. El negocio de todos ellos, partidos y sus medios de comunicación, es el Estado español en sí mismo y es lo único que les importa; por desgracia, también al nacionalismo vasco, al original y a su mala copia.

Ahora les ha surgido un serio problema al que intentarán poner coto si va a más: los medios de comunicación en internet. Nuestra resistencia es nuestra existencia, si conseguimos organizar esa resistencia mediante un gobierno provisional de Nabarra, con sus órganos y medios de comunicación propios, haremos caer el totalitarismo en nuestras tierras y desenmascarar a sus colaboradores.